Lana de llama

La lana de llama proviene de pequeños productores del Norte Argentino, las llamas son de la misma familia de la vicuña y la alpaca (camélidos). La lana de llama argentina es suave y esponjosa. A través de la esquila se logra realzar la suavidad y los colores naturales de la lana. Gracias al proceso de producción natural, logramos mantener y conservar las propiedades originales de la lana de llama.

 

Lana de oveja

Al igual que la lana de llama, también proviene de pequeños productores del Norte Argentino, mayormente se utiliza sin tinturas, conservando el color natural de la lana. Con esta materia prima, se tejen almohadones, alfombras y mantas.

Una cualidad de estas fibras es que, respiran naturalmente, lo que las convierte en aislante térmico y ayuda a regular la temperatura corporal (siendo livianas para el verano y abrigadas para el invierno).

Ambos tipos de lanas pueden presentar tonalidades no uniformes, algunas pueden ser levemente jaspeadas, característica que se le da por ser lana natural sin teñir o teñida con tinturas provenientes de la naturaleza. Es por ello, que no hay dos piezas exactamente iguales.

 

Cuidados de prendas de lana de Llama y/o de Oveja

  • Lavar a mano con agua fría o tibia con jabón muy suave o neutro sin refregar la prenda. 
  • No usar lavadora.
  • No usar agua caliente.
  • Se puede enjuagar con suavizante.
  • Dejar secar al sol en un lugar ventilado, la prenda debe estar bien extendida.
  • En caso de planchar, anteponer a la prenda un paño húmedo.

Alfombras de lana

Nuestras alfombras están todas tejidas a mano en telar criollo con lana pura 100 % hilada y teñida a mano con tintes naturales provenientes de la naturaleza como por ejemplo: corteza y raíces de árboles, yerba mate, hollín, semillas, cáscara de cebolla y remolacha entre otros; o con lana sin teñir manteniendo su color original. 

Las alfombras están hechas en comunidad, desde criar las ovejas o llamas, esquilar, hilar, teñir y tejer. Cada pieza está hecha con amor, cada pieza cuenta y acompaña una historia de vida, una circunstancia. 

Te damos algunos consejos de cuidado para su mayor durabilidad y para que luzcan de la mejor manera:

Aspiradora

  • Lucen siempre lindas con aspiradora suave: recomendamos aspirar la alfombra una vez al mes como mínimo en su nivel bajo o medio, nunca a máxima potencia. También prevenimos la presencia de polillas.
  • Aspirar siempre siguiendo la dirección del tejido.
  • No utilizar cepillo.

Las Manchas

  • La lana de oveja, a diferencia de otras fibras naturales, no absorbe los líquidos y repele las manchas; ya que contiene lanolina, un repelente de manchas natural.
  • Cuando detectamos una mancha o cuando se derrama algún líquido, debemos absorber con un trapo o papel tissue. Solo presionar suavemente, nunca refregar. Si vemos que la mancha aún persiste, se puede utilizar una esponja con agua tibia y un jabón muy suave. 
  • No refregar la alfombra para evitar que se suelten las fibras.
  • Hay que retirar muy bien todo el jabón no dejar restos del mismo.
  • En caso de que la mancha no pueda removerse con estos métodos, debemos consultar por un lavado profesional para pura lana.
  • No usar removedor de manchas.
  • No lavar en lavadoras
  • Si es limpieza profesional que sea siempre para 100 % lana.
  • No aplicar removedor o repelentes.

Polillas o pestes

  • Ventilar frecuentemente la alfombra
  • Aspirarla

 Hilos sueltos o pelusas

  • Es habitual que encontremos hilos sueltos en alfombras hechas a mano, esto es algo fácil de solucionar. Pasar la hebra o el hilo hacia el otro lado con una aguja de crochet grande. En caso de que la hebra sea larga repetir el proceso varias veces hasta que quede asegurada, es importante no cortarla.

  Antideslizante 

  • Recomendamos utilizar debajo de la alfombra un antideslizante para proteger la alfombra y para prevenir resbalones.

 

Adornos y objetos

Nuestros productos se caracterizan por ser realizados de manera totalmente artesanal, utilizando materia prima proveniente de la naturaleza como: madera, chaguar, palma, alpaca, hueso, asta, etc. Estos materiales convierten a cada pieza en única e irrepetible.

Cuidado y conservación:

  • Madera: simplemente se la limpia con un paño húmedo o se lavan con agua y detergente y se dejan secar en lugar ventilado. Cada tanto se recomienda lustrarlas con una mano de aceite comestible o vaselina. Luego frotarlos para sacar los excesos. No recomendable el lavado en lavavajillas.
  • Palma: mantenerla limpia con trapo seco y evitar guadarlos en ambientes cerrados y húmedos. Dependiendo del clima, es una fibra que puede sufrir cambios en su color.
  • Alpaca: se recomienda una vez al mes, lustrarla con algún producto lustrador de metales y un trapo seco.
  • Chaguar: es un material fuerte y resistente, se recomienda la limpieza en seco ya que los tintes son naturales y no están fijados como para lavarlos con agua. Evitar exponerlos al sol.